El 2017 llega a su fin, unas fechas marcadas en la mayor parte del planeta por la Navidad, adorada por muchos y odiada por no pocos. Es el momento en el que las ciudades se inundan de luces de colores, mercadillos navideños, petardos, cenas de empresa, Papás Noeles, Reyes Magos, belenes, villancicos, juguetes, anuncios de colonias, turrones y lotería. Todo ello con un prioritario fin: CONSUMIR.

Las tradiciones evolucionan y todas parecen seguir el mismo camino y no es a Belén precisamente… sino hacia el centro comercial. Es cierto que a nadie le disgusta un regalo y que si se pudiese medir la ilusión de un niño la noche de reyes explotarían los medidores, por ello no es que sea malo comprar, lo malo es el exceso de consumo en el que nuestra sociedad ya ha caído.

En este contexto resulta de lo más oportuno tratar sobre uno de los colectivos más activos que actualmente existen en España: BASURAMA. Un modelo de colectivo comprometido con la sociedad y el medioambiente. Creado en 2001 en la Escuela de Arquitectura de Madrid, tiene su base en la capital y oficinas permanentes en Bilbao y Sao Paulo, aunque realizan proyectos por todo el mundo. Basurama denuncia el consumo masivo de productos de la cultura de “usar y tirar”  en la que los ciudadanos participamos en una maquinaria económica de producción masiva de productos que se transforma en una producción incontrolada de basura. Basurama pretende dar salida a esta cantidad de desechos que pueden ser reutilizados de muchas maneras, estimulando la creatividad, el reciclaje y el consumo responsable y moderado. El sistema actual ha conseguido que pensemos que sólo seremos felices si tenemos todo aquello que anuncia la televisión, uniendo el concepto de felicidad al de desarrollo económico, anteponiendo la rentabilidad a la utilidad. Estos objetos son denominados por el colectivo : no-cosas, ya que el valor que tienen es tan escaso que el sujeto no tiene ningún problema a la hora de deshacerse de ellas, como los embases. Basurama busca alternativas a este sistema impuesto realizando, desde una perspectiva social, proyectos en los que implicar a los ciudadanos.

Como ejemplo de lo que hacen he elegido el proyecto NAVIDAD EN RE ( Reducimos, Reutilizamos, Recelebramos). El proyecto consistió en decorar durante la Navidad de 2016  las sedes del Caixaforum de Madrid, Barcelona y Zaragoza en colaboración con la Fundación La Caixa.

En Madrid se decoró la fachada con un mosaico realizado con 3000 bolsas de plástico traídas por el público, la doble fachada se iluminaba durante la noche creando este efecto:

Fachada del CaixaForum de Madrid con la intervención de Basurama en Diciembre de 2016
Fachada del CaixaForum de Madrid con la intervención de Basurama en Diciembre de 2016

 

15259406_1342981999067704_2360877265604043599_o
Miembros del colectivo trabajando en el proyecto.
Intervención de Basurama en la fachada del CaixaForum Madrid. De día. Diciembre 2016.
Intervención de Basurama en la fachada del CaixaForum Madrid. De día. Diciembre 2016.

En Barcelona la fachada del CaixaForum se decoró con 6000 botellas de plástico depositadas por el público que visita el centro cultural, junto con las botellas de la cafetería de CaixaForum de Madrid y de Barcelona, y otras donadas por establecimientos de dichas ciudades. Con las botellas usadas se crearon 75 guirnaldas que iluminadas por la noche crearon una nevada que cubría el patio del centro cultural.

Navidad-en-Re_Barcelona01
Intervención de Basurama en el patio del CaixaForum de Barcelona en Diciembre de 2016
Botellas de plástico. Diciembre 2016. CaixaForum Barcelona.
Botellas de plástico. Diciembre 2016. CaixaForum Barcelona.

En Zaragoza “como símbolo del consumo de decoración de usar y tirar de estas fechas, los protagonistas fueron 350 muebles” procedentes de la recogida de residuos del Ayuntamiento de Zaragoza. Se colocaron en la fachada formando un “jardín vertical” que el colectivo denomina “muebles trepadores”.

 

Intervención de Basurama en la fachada del CaixaForum de Zaragoza en Diciembre de 2016
Intervención de Basurama en la fachada del CaixaForum de Zaragoza en Diciembre de 2016

 

Anuncio de recogida de muebles para el proyecto.
Anuncio de recogida de muebles para el proyecto.

De este modo vemos cómo se pueden crear nuevos productos o dar nuevos usos a objetos convertidos en material de desecho, igualmente sirve de muestra de la cantidad de basura que generamos, despertando en el espectador la concienciación sobre la protección del medioambiente y la necesidad de reducir la producción desmesurada de residuos por medio de un consumo responsable. Seamos consecuentes y regalemos para reyes un planeta más sostenible y el ideal de que las personas están por el encima del valor de las cosas.

FELIZ NAVIDAD

 

Técnica de museos del Ministerio de Cultura e historiadora del arte.

Una obra de arte en la que viviría En el Siddhartha de Herman Hesse

Bigote preferido el del Capitán Garfio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *