TERTULIA TODAS LAS NOCHES DE UN DÍA

Ocho de noviembre de dos mil quince. Hay fechas que son imposibles de borrar a lo largo de la vida: tu nacimiento, el día de tu boda, el día en que sufriste la pérdida de un ser querido… Existen otras, que sin embargo se convertirán en inolvidables por otros motivos. Este día lo recordaré siempre porque fue en el que me hice con un ejemplar de Todas la noches de un día. Ese mismo día, Alberto Conejero se erigió como ganador del III Certamen AAT para textos teatrales. Imagino que a él tampoco se le olvidará esa fecha. Imagino también, que ese día fue el principio de todo. Me leí el texto con una intensidad inusitada, devorando cada página, cada párrafo, cada línea… La poesía que destilaba  fue calando en mí como si de una humedad se tratase, tan lenta y sigilosamente, que cuando tomé conciencia no había vuelta atrás. La lectura fue tan gratificante que sembró la inquietud de querer intercambiar impresiones con otros lectores. De ahí, que sin saber en dónde me estaba metiendo y de manera impulsiva cité a través de las RRSS a nuestros seguidores para llevar a cabo un coloquio.

Tertulia Todas las noches de un día

Trece de febrero de dos mil dieciséis.  Ya teníamos fecha, sólo faltaba encontrar un lugar donde reunirnos, hacerme dos lecturas más del texto y prepararme un esquema con temas para moderar el coloquio. A los pocos días de la convocatoria, el mismo Alberto Conejero contacta conmigo para apuntarse al evento. Los días previos estuvieron cargados de momentos de mucho vértigo ante la responsabilidad que se me venía encima. Llegó el día, Nave 73, una sala Off del circuito madrileño hizo las veces del Café Gijón y como quien no quiso la cosa me vi sumergida en una tertulia literaria contemporánea. Cierto es, que lo que tenía vocación de coloquio se terminó convirtiendo en un encuentro con el dramaturgo que de manera generosa y desinteresada se sentó entre nosotros como uno más regalándonos momentos únicos y personales  a los que allí asistimos. El público dotó de una energía a la cafetería de Nave 73 que la tertulia fluyó de una manera muy natural. Era normal que así sucediera porque nos juntamos un buen número de apasionados por la dramaturgia de Alberto.

Tertulia Todas las noches de un día

Sin que quiera parecer pretenciosa, he de decir que la experiencia me enriqueció tanto que fue como si me hubiera podido trasladar a las antiguas tertulias literarias que realizaban en el Café Gijón con uno de los dramaturgos más relevantes de la escena teatral actual que ya en la pasada edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida obtuvo el premio Ceres a mejor autor por La piedra oscura.

Si soy honesta conmigo misma confieso que ha sido complicado superar las vicisitudes de enfrentarme a escribir una entrada sobre los hechos acontecidos. En primer lugar, porque no quería desvelar a los (aún) no lectores de Todas las noches de un día los secretos del texto. Y en segundo, porque el encuentro  segregó tal cantidad de emociones que me sentí prisionera de un bloqueo mental ante el respeto que me producía estar a la altura de las circunstancias.

Todas las noches de un día se estrenará en el transcurso del 2016 con un excelente equipo formado por Luis Luque Cabrera (dirección), Blanca Portillo y José Luis García Pérez (reparto), Mónica Boromello (escenografía), Luis Miguel Cobo (música) y Tinglao (producción).

A falta de conocer otros pequeños detalles que se irán desvelando paulatinamente solo deseo conocer la fecha de su estreno para marcarla en el calendario con la relevancia que se merece. Me atrevería a afirmar desde ya, que se convertirá en otro día imborrable en la historia de mi vida.

No quisiera despedir la entrada sin agradecer a Nave 73 por cedernos el espacio, Tragycom y sus miembros por cedernos las imágenes para editar la publicación pero sobre todo por arroparme con tanto cariño, al resto del público porque sin ellos esto no hubiera sido posible y  por último, a Alberto Conejero por acompañarnos un día tan especial y desnudarse para nosotros de una manera tan honesta.

Ka Penichet
  “En otra vida fui un alma perdida y pecadora a la que enterraron fuera de los muros del camposanto. Ilusa por convicción y tuiteatrera de corazón.”
Así se presenta Ka, nuestra reina del teatro off en el mundo conocido. Se mueve como pez en el agua en el ámbito de producciones, obras, actores y creadores de la escena independiente. Su simpatía es legendaria: siempre te mostrará su mejor sonrisa, hasta que olvides invitarla a tu nueva obra. Entonces la maldición del bigote caerá sobre ti.
Me gusta Ir a cualquier sala de teatro, perderme en museos, pequeñas salas de cine, festivales y cualquier plan cultural.
No me gustan Los libros de Paulo Coelho, la gente interesada en convertir nuestro patrimonio en centros comerciales y que los poderes públicos subestimen la cultura gravándola con el IVA cultural más alto.
Pasaría una noche en vela con Chejov
Una obra en la que me quedaría a vivir En los garabatos sin destino de Joseph Beuys
Bigote preferido Frida Kahlo
Contacto kapenichet@elbigoteobsceno.com
https://twitter.com/KaPenichet

Deja un comentario