ESCAPADAS TEATRERAS

De manera casi sistemática, cada verano opto por pasar el mes de agosto en Madrid porque aunque las temperaturas son asfixiantes, es inmensamente placentero pasear por sus mismas calles evitando atascos. Los que nos quedamos nos beneficiamos de vivir en la misma ciudad con unas particularidades muy distintas. En mí caso, el peaje que pago es renunciar a una oferta