Stanislaw Lem nos lleva este verano de viaje a un océano inabarcable. Un lugar donde no hay playas porque no existe la tierra firme, solo el mar. Solaris es un planeta lleno de vida que el ser humano no es capaz de comprender, un paisaje infinito de calma en el que perder la noción del tiempo… La editorial Impedimenta ha querido ofrecernos una lectura fiel de Solaris y para ello ha contado con el trabajo de Joanna Orzenchowska para traducir directamente del polaco el original de 1961. ¿Qué mejor destino para estas vacaciones que un lugar recóndito del universo?

Solaris 2.jpeg

Kris Kelvin es llamado desde Solaris porque necesitan sus conocimientos en la plataforma de observación científica donde han comenzado a tener lugar extraños hechos. Como psicólogo tendrá que afrontar que sus pacientes no son solo los tripulantes que él esperaba encontrar, una extraña presencia les ha hecho enloquecer y pronto se acercará a él desde su pasado, desde lo más profundo de su memoria. Asumir la pérdida, reencontrarte con tus recuerdos de la forma más literal posible, volver a vivir todo el dolor y la angustia, pero también el amor… ¿Cuántos seríamos capaces de conservar la cordura en un entorno que nos supera emocionalmente y que nos tortura con nuestro propio subconsciente?

Lo más interesante de la obra de Stanislaw Lem es su forma de crear una vida extraterrestre que no se parece en nada al ser humano y que, en ocasiones, parece ser superior sin que lleguemos a entenderlo. No son criaturas con las que interactuar, no es un ser con el que comunicarse, es un oceáno inteligente que rompe con todas las ideas que podamos tener de la vida fuera de la Tierra. Al mismo tiempo es más humano que nosotros mismos, ¿qué nos hace realmente ser lo que somos? ¿La inteligencia, los sentimientos?

Solaris 3.jpeg

No quiero desvelar más contenido para quien aún no haya leído Solaris o visto las adaptaciones cinematográficas, aunque personalmente os recomiendo la versión original de Stanislaw Lem muy por encima de las películas. Me parece que no consiguieron captar toda la esencia de lo que intentaba transmitir el autor. Por ejemplo, en la adaptación de Steven Soderbergh (2002) se centran tanto en el romance que dejan a un lado la Solarística como auténtica ciencia. La presencia de las interesantísimas simetríadas y asimetríadas es simplemente nula.

Por último, me gustaría decir que la edición de Impedimenta es una preciosidad. Una delicia para nuestra biblioteca personal aunque es muy frágil. Soy muy cuidadosa con los libros y lo he pasado un poco mal pensando en el resultado tras la lectura. En la última fotografía podéis observar su diseño, la ilustración es fantástica. Ya solo me queda desear que disfrutéis de las vacaciones instrospectivas que nos regala Lem con su mundo oceánico y que cuidéis vuestro ejemplar para no perderlo nunca de vista.

Solaris 4.jpeg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *