REFUGIADOS EN EL CINE

Aunque últimamente los directores de cine no se han prodigado demasiado en contar estas historias, el problema de los refugiados no abarca tiempos ni fronteras, se ha dado en numerosos lugares y épocas y se ha reflejado en la gran pantalla. Recogemos seis films que tratan el drama vital y la realidad de los refugiados, y que son al mismo tiempo grandes películas de la cinematografía más contemporánea.

El otro lado de la esperanza, Aki Kaurismaki, 2017.

Esta película es tan extraña como emotiva, haciendo equilibrios en la comedia con un tema tan delicado como puede ser la manera en que un refugiado se oculta de las autoridades para evitar ser devuelto a su país. Kaurismaki ya tocaba el tema de los refugiados en su película anterior Le Havre, al norte de Francia. En ella un escritor, con la ayuda de sus amigos, intenta proteger a un inmigrante negro para que no lo atrapen las autoridades.

Carne y Arena, Alejandro González Iñárritu, 2017.

Carne y arena es un proyecto experimental del oscarizado director mexicano que se presentará en el Festival de Cannes de este año. No será una película como tal sino una videoinstalación de realidad virtual en la que el espectador podrá meterse directamente en la piel de un inmigrante como refugiado de viaje a otro país. Una curiosa forma de borrar la frontera entre el espectador y el personaje y empatizar con estas personas.

carne-arena-inarritu

Nacido en Siria, Hernán Zin, 2016.

Si entendemos que el conflicto sirio ha provocado el mayor número de desplazamientos por guerra desde la Segunda Guerra Mundial, quizás nos demos cuenta de la magnitud del drama. En este documental seguimos las historias de siete niños nacidos en Siria y lo que ha supuesto para ellos nacer allí, exponerse a los naufragios, el hambre, las enfermedades, el tráfico de las mafias y la pérdida de unas raíces. Este director también hizo Nacido en Gaza, ambas películas  nominadas a los premios Goya.

Refugiado, Diego Lerman, 2015.

Esta película fue la gran ganadora de los Premios Sur 2015 en detrimento de la favorita El clan, de Pablo Trapero. Si bien no trata de personas que escapan de su país en busca de una vida mejor, sí es cierto que esta madre que abandona su casa con su hijo pequeño, víctimas ambos, de la violencia del padre, encaja perfectamente en el miedo y el terror que viven quienes no tienen un lugar donde sentirse seguros.

District Zero, Pablo Iraburu, Pablo Tosco, Jorge Fernández Mayoral, 2015.

Este  documental tiene la originalidad de haber sido grabado en uno de los mayores cmapos de refugiados que existen en el mundo en la actualidad. Comienza con la historia de Maamun al-Wadi, un hombre que arregla smartphones al resto de migrantes dentro del campamento y que va descubriendo como la historia de cada uno de ellos, su pasado, está condensando en las  tarjetas de memoria de sus teléfonos.

Fuocoammare, Gianfranco Rosi, 2016.

Fuocoammare es un documental italiano ganador del Oso de oro en Berlín. Cuenta la historia del desembarco de inmigrantes en la isla de Lampedusa. Es verdad que la palabra refugiado encierra otra connotación, pero en el fondo, es el propio capitalismo el que produce esa sensación de guerra constante que convierte a cualquier inmigrante en refugiado.

Lucas Cavallo
Este porteño de raíces hispano-argentinas ha viajado a todas partes, ha visto todas las películas y guarda en su archivo cerebral la mayor cantidad jamás conocida de actores, actrices directores y películas. Sus pasiones abarcan desde los Beatles a los bares de Madrid, pasando por la pintura de Hopper.
Ha prometido hacer un enorme esfuerzo por no psicoanalizar ni ligar con nadie.
Me gusta Roberto Bolaño, Woody Allen y la tortilla (tortisha dijo)
No me gusta Las pipas, cómo juega la selección argentina y el PP
Pasaría una noche en vela con Felipe VI, se le daba bien en las olimpiadas
Una obra de arte en la que viviría en Psicosis
Bigote preferido El del pibe Valderrama, y el bigote con calva del Tato Abadía

Deja un comentario