Si el nombre te ha impactado, ha llamado tu curiosidad o te invita a saber más, te preguntarás cuál ha sido el camino creativo que ha desembocado en eso, y querrás saber si somos un grupo de pervertidos fetichistas de bigotes (idea que no desmentimos categóricamente) o si merece la pena conocer algo de lo que contemos.

El Bigote Obsceno nació en 2015 como web cultural y a lo  largo de estos tres años ha ido mutando y tomando cuerpo en relación a sus integrantes y lo que nuestros seguidores nos pedían.

Intentando buscar nombre con el que titularnos se nos pasaron por la cabeza grandes figuras que han marcado la cultura contemporánea, y que, por añadido, lucían vello en el labio superior. Entre la lista de personas interesantes con bigote se cuentan Freddie Mercury, Frida Kahlo o Dalí entre muchas otras.

Nuestro bigote es una crítica a la ostentación de un bigote como símbolo supremo de la identidad del hombre cis-hetero (cuanto más pelillos sobre el labio superior más macho), y un reflejo de asumir cualquier elemento para construir la propia identidad. Sabemos que lo diferente siempre es obsceno a ojos de quienes juzgan desde lo convencional, y pretendemos ser cualquier cosa menos convencionales. Nuestra vocación es apostar por lo diverso, por lo distinto, por lo que cambia los patrones y nos adentra a sumergirnos en un mundo desconocido de saberes y sensaciones.

Nuestro objetivo fundamental es la difusión de la cultura independiente (la música, el cine y la televisión, las artes escénicas, las artes visuales, y la literatura…), desde distintas perspectivas: irónicas, serias, tiernas, salvajes, transgresoras, diplomáticas… y tan variadas como el espectro de seres humanos. Incluimos entrevistas a artistas o agentes relevantes del mundo cultural, reseñas de estrenos, publicaciones o exposiciones, noticias de actualidad y artículos de opinión.

Queremos captar tu atención y ser los terapeutas de tu aburrimiento. Como cuando te cruzas con alguien que lleva sin vergüenza un enorme bigote y no puedes dejar de mirarlo. Queremos ser  EL BIGOTE OBSCENO, tan obscenamente grande y elaborado que no puedas dejar de verlo mires a donde mires…

“En la bandera de la libertad bordé el amor más grande de mi vida” dijo Lorca hace casi un siglo, y desde El Bigote Obsceno no podemos hacer otra cosa que corearlo y enarbolar esa bandera.