POR QUÉ LA MÚSICA NOS CONSUME Y NO AL REVÉS

1. Porque artistas que antes componían canciones profundas, ahora enlazan estribillos creados con BIG DATA

Aunque parezca ciencia-ficción es una realidad que muchas discográficas han empezado a usar el análisis de búsquedas y preferencias de los usuarios para crear canciones a medida que coincidan con sus gustos. Canciones hechas por robots para el consumo, no por almas humanas acongojadas.

2. Porque no hay música en los grandes medios como la televisión

Ya no hablo de volver a los setenta o a los ochenta donde había una enorme cantidad de programas musicales, sino salir del árido desierto de la programación de series insulsas y que la música en directo de bandas regrese a la pantalla. Hoy día el canal Cero #0 es el único que  se ha convertido en baluarte de la música independiente con  programas como Likes o  el Late Motiv de Buenafuente.

3. Porque el reggaetón y el electrolatino se han convertido en una epidemia autoparódica

No sé si hace falta desarrollar este punto. Pero pongamos el ejemplo de cantantes comerciales como Shakira, que empezó haciendo rock y ahora hace…hace… en fin…

4. Porque en los festivales la gente hace de todo menos escuchar música

Desfile de tendencias, escaparate de las nuevas gafas de temporada, colapsos masivos de instagram, ingesta masiva de alcohol a precio de barril de crudo, compraventa de drogas, food trucks, tirolinas…  ¿y la música?. ¡Ah! ¡¿Qué habíamos venido a oír música al festival?!

5. Porque los nuevos canales de difusión priorizan lo más conocido

No es por quejarme de todo, porque las plataformas digitales abrieron un mundo maravilloso de acceso a la música de cualquier lugar recóndito. Sin embargo llegados a este punto nos damos cuenta de que los algoritmos de Youtube y Spotify van en nuestra contra a pesar de su poder de difusión, porque acaban difundiendo lo más conocido y otros grupos se quedan en islas perdidas en mitad del océano web.

6. Porque al rock lo han dado por muerto después del grunge

Ahora el trap y la música latina son los reyes del universo musical contemporáneo. No es que tenga nada a priori en contra de estos géneros (es mentira, sí  lo tengo), pero el rock que generó el punk, el glam, la psicodelia, el heavy, el grunge y tantas otras genialidades ahora languidece en los oídos de la juventud. La gente joven no quiere ser rebelde, quiere perrear espasmódicamente.

7. Porque grupos geniales no pueden dedicarse (únicamente) a la música

Esto es constante en la cultura, y se traduce aquí en que la mayoría de personas que tocan en un grupo que no sea masivo no pueden vivir por razones económicas únicamente de la música y por tanto no pueden dedicar todo su tiempo y sus energías a esta labor. Los Punsetes, por poner un ejemplo, lo mencionaron hace poco en una entrevista.

8. Porque la globalización nos está haciendo más homogéneos cada vez

Hace décadas era fácil distinguir a alguien que vivía en Londres de un habitante del Teruel profundo. Ahora ya no, las diferencias son mínimas. ¿Eso es bueno? A veces, pero hemos perdido todo rastro de sabor local. No va a volver a haber una California hippie o una movida madrileña.

9. Porque la gente ahora quiere ser youtuber

O instagrammer o blogger o vende-humer, creando una imagen de lo que se supone que es y no de lo que realmente tiene que hacer. Se ha oído de músicos que nunca tocaron más de tres acordes porque no cabía en el  stories.  Dedicar tiempo al sonido y no a la imagen proyectada es algo muy diferente que produce resultados distintos.

10. Porque la cultura os hará libres, y nadie desea esa pretensión tan peligrosa

Al final cuando la música trasciende se convierte en algo que cambia el pensamiento y la voluntad de las personas. Como cuando prohibieron Imagine de Lennon en algunos estados norteamericanos durante la Guerra de Irak, como cuando mataron a Lorca, como cuando recortan en políticas culturales.

Pedro Aguado González
Pedro es historiador, escritor y gestor cultural. Le atraen un sinfín de géneros musicales y pasa horas buceando en el proceloso mundo virtual descubriendo grupos, canciones e historias. Ha participado en webs como Cronoviajeros o QueAprendemosHoy. Colecciona instrumentos musicales, viajes extraños y enemigos imaginarios.
Me gusta Las canciones de Antonio Vega, los cuentos de Borges y las culturas antiguas
No me gusta Lo que se crea solo para vender, el hip-hop y la economía
Pasaría una noche en vela con Sabina, Alaska, Leonor Watling, Pucho, Almodóvar y Jesús Ordovás, todos a la vez encerrados en un garito.
Una obra en la que me quedaría a vivir Blade Runner de Ridley Scott
Bigote preferido Freddy Mercury
https://twitter.com/PedroDesierto

Deja un comentario