PASIÓN ENTRE LÍNEAS CON LUIS RAMIRO Y MARWAN

La música esconde poesía y un texto puede esconder grandes melodías. Cuando alguien coge un bolígrafo y un micrófono como iguales y se dedica en cuerpo y alma a llenar de emoción sus palabras estamos ante la auténtica pasión, en este caso, la pasión de dos cantautores madrileños que han decidido publicar sus poemas más allá de los escenarios, sus nombres son Marwan y Luis Ramiro.

«Ya sé que la pasión es un momento,

pero un momento pueden ser cien años,

no somos ni tan listos ni tan tercos,

no vamos a engañar al desengaño».

Luis Ramiro 

Supe de su existencia hace ya unos cuantos años y desde entonces no les he perdido la pista. Al principio me enamoré de sus canciones, después llegaron los conciertos y ahora voy a hablaros de los primeros libros que escribieron. Por un lado, «Te odio como nunca quise a nadie» y, por otro, «La triste historia de tu cuerpo sobre el mío». Dos títulos que evocan en pocas palabras las dos caras de la misma moneda. En un febrero lleno de opiniones contrarias (hay seguidores y detractores del día de San Valentín para todos los gustos), yo quiero recalcar que la pasión cuando es verdaderamente intensa puede ser tan placentera como dolorosa, en el amor como en la vida. 

«Nos besábamos con verdadero dolor

con la piel en el presente y la cabeza en el pasado

recordando fechas, olvidando promesas

y nos sumergíamos en la noche de las piernas

sorteando el miedo como en una carretera de obstáculos

contra los monstruos del desaliento».

Marwan 

Y es que, ¿qué es la poesía sino pasión escrita? Dos libros que transmiten esta emoción y que pueden reflejar nuestros sentimientos en distintos momentos de nuestra vida. La ilusión de enamorarse, el dolor de la separación, la fiebre de ir de cama en cama o las reflexiones llenas de soledad. San Valentín puede ser una celebración comercial, cargada de tópicos, o una demostración de amor, pero lo que sentimos oscila durante todo el año, durante toda la vida, desde lo más bajo a lo más alto, para volver a caer y coger impulso en la subida. Por eso, en este mes tan señalado en las tiendas por globos en forma de corazón y ositos de peluche, yo quiero recomendaros que leáis algo (o que lo regaléis) que implique pasión, tristeza, amor, contradicción, soledad, desenfreno o, simplemente, empatía.

«Quisiera decirte que todos los finales eres tú,

no escribir cien veces un mensaje antes de mandarlo

para acabar diciendo nada,

decirte que estoy cansado

de estrellar mi cuerpo contra tu ausencia

y que del maletero reventado de mi vida

sólo quedan cartas de amor sin entregar».

Marwan 

Cantos

No puedo relataros qué es lo mejor o lo peor de cada uno de estos libros, pero puedo aseguraros, dejando trozos de sus poemas como migas de pan, que en sus páginas no encontraréis la respuesta a vuestros problemas, pero sí una voz que probablemente os haga sentir que ha vivido con esa misma incertidumbre.

«En temas de rupturas no hay expertos

que sepan de remedios milagrosos,

no es tema ni de errores ni de aciertos,

mujeres y hombres somos caprichosos.

Hay gente que se quiere treinta años

Y otros se enamoran diez segundos,

Amores que a su paso dejan daños

Y algunos que ya nacen moribundos.

Personas que no saben estar solas,

Intrépidos con miedo al compromiso,

Lunáticos que abrazan a las olas.

Yo soy de los de olas, os aviso,

Escucho atentamente caracolas

Buscando, aunque no exista, el paraíso».

Luis Ramiro 

Porque la poesía no es como una novela, no puedo decir si me gusta el argumento o sus personajes. Entre los versos solo podemos encontrar consuelo, desconsuelo o todo al mismo tiempo. Quizá encontremos unas líneas que nos hagan sonreír y al volver la página se asome a nuestro lagrimal una gotita transparente. En resumen, si estamos llenos de altibajos y estamos hechos de pasiones, ¿qué mejor que leer dos libros cuyos títulos evocan exactamente eso?

«Mejor será creer en los dragones,

en grandes superhéroes invencibles,

mejor seguir soñando con leones

que cazan mariposas imposibles».

Luis Ramiro 

Contraportadas

No sé vosotros, pero yo quiero sortear el miedo como en una carretera de obstáculos y no escribir cien veces un mensaje antes de mandarlo; que mi pasión sea un momento de cien años y buscar, aunque no exista, un paraíso donde cazar para siempre mariposas imposibles y repetir cada noche esas noches que no se pueden repetir. Espero que disfrutéis como yo con «La triste historia de tu cuerpo sobre el mío» de Marwan y con «Te odio como nunca quise a nadie» de Luis Ramiro. Y, si tenéis la oportunidad, no dejéis de ir a alguno de sus conciertos.

«Hombre sin tiempo

para quejas

con el alma escarmentada

y la ilusión en reconstrucción

busca mujer con vistas al paraíso

dispuesta a estrellar su corazón contra el mío

a hablar de la subida de precios del algodón de azúcar

y a repetir cada noche esas noches que no se pueden repetir.

Interesadas acudir el 31 de febrero

al Café Jamás».

Marwan 

Ángela Pacheco
Ángela es bibliófila por naturaleza y por formación, conoce todo lo que rodea al mundo del libro, desde la portada hasta el punto final. Seguro que el libro que tienes entre manos ya ha pasado por las suyas. La música, el cine y el turismo se cruzan también en su universo interior dando forma a una visión muy particular de todo lo que lee.
Ha dicho que está decidida a ganarse la vida con su pasión, el mundo de las letras. Aceptamos donaciones para ayudarla. Ya sabes a quién acudir si necesitas un corrector especializado o una aprendiz de escritora.
Me gusta el cine más bizarro de serie z, las descripciones apasionadas en las páginas de cualquier libro, Gustav Klimt y la lluvia, sobre todo... la lluvia.
No me gusta la estupidez humana y vivir en un mundo donde lo que se nos enseña de pequeños no se respeta de mayores (compartir, respetar los turnos de palabra...).
Pasaría una noche en vela con Ed Sheeran, Ray Bradbury y con el líder de una secta o institución religiosa con el que poder discutir pacíficamente.
Una obra en la que me quedaría a vivir La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón, podría pasarme la vida recorriendo los pasillos del Cementerio de los libros olvidados.
Bigote preferido El de Davy Jones del Holandés Errante y, sin lugar a dudas, todos los que participan cada año en el movimiento Movember.

Deja un comentario