OBSESIONADOS POR ANTONIO VEGA

lucha de gigantes antonio vega

No cambiaría jamás /este universo informal /donde crecen las semillas de lo absurdo y lo genial, /donde el hierro se retuerce y se convierte en lo esencial. (Relojes en la oscuridad)

    Antonio Vega es sin duda una de las personalidades más originales e influyentes en la música pop rock solemne, la que busca ir más allá de lo habitual en el mensaje sin perder el sentido de todo. Podríamos decir que Vega ha sido el chico bohemio del pop patrio y sus letras han marcado a varias generaciones. Chica de ayer es la BSO de los ochenta en España y El sitio de mi recreo es probablemente una de las mejores canciones que se haya compuesto nunca en nuestro idioma.

Recuperamos una versión en ingles de Chica de ayer interpretada por Irma la Dulce en el disco-tributo El alpinista de los sueños

Como se puede entender al leer el libro semibiográfico Antonio Vega. Mis cuatro estaciones, de Juan Bosco Usía, Antonio era un hombre dedicado por completo a la música, y podía pasar horas, días e incluso semanas trabajando en una misma pieza y perfeccionando la melodía o la unión a la letra cientos de veces hasta que consideraba que había alcanzado su punto idóneo, la canción perfecta. Aun así, y siguiendo este perfeccionismo, casi nunca completaba el proceso del todo y seguía dándole vueltas a los temas eternamente. Buscar la canción perfecta era la obsesión que guiaba su vida. Él mismo se veía reflejado en artistas como Van Gogh, en los que la búsqueda obsesiva del arte era su razón de ser.

Niños mutantes  enviaron a Radio 3 en la iniciativa #unadecimadesegundo este Relojes en la oscuridad, una de las canciones en las que Vega explicó su propia visión del arte.

Desde Nacha Pop, siempre fue tildado de solitario y depresivo, y aunque algo de realidad había en ello, algunos productores quisieron jugar con su imagen,  convertirle en un artista maldito, y aprovecharse de los problemas que inundaron su vida: la muerte de algunos familiares, su relación con las drogas, su carácter introspectivo… Lo más importante y lo que ha de ponerse por encima de todo son sus letras y melodías, una complicada mezcla de romanticismo, metafísica y sinceridad absoluta. Antonio Vega creía en el arte e iba hasta el fondo de su alma para decir lo que sentía como en  Lucha de gigantes: Advierte /lo cerca que ando de entrar/ en un mundo descomunal,/ siento mi fragilidad.

Amatria, que introduce siempre bases electrónicas en sus temas, creó este  Lucha de gigantes con un sonido mucho más fresco y eléctrico. Esta canción también la versionaron, entre otros, Zahara y Love of Lesbian

 La estela de Antonio Vega es alargada. Muchos grupos del entorno indie y rock han versionado los temas inmortales de la mitad bohemia de Nacha Pop y han surgido varios homenajes en torno a sus canciones. Hace unos años, tras su muerte, se editó el disco El alpinista de los sueños, dónde varias bandas (desde Los Planetas a Ivan Ferreiro), fans acérrimos de Vega, le hicieron un homenaje cantando algunas letras imperecederas.

  Nuestros amados Lori Meyers se llevaron la canción Esperando nada a su terreno y produjo este buen resultado.

La banda mexicana Zoé nos dejó por su parte una versión desesperada de Persiguiendo sombras, del lado más oscuro de Vega. Y en el mismo disco se incluye una versión algo más rítmica que la original de Se dejaba llevar por ti interpretada por Anni B Sweet y Sidonie

Estaciones  vino de la mano de Bebe y Shinoflow (ahora reconvertido en Carlos Sadness) Aunque el resultado es totalmente diferente al original, suena muy bien, y quizás ese sea el acierto al hacer versiones, llevarlas a tu propio mundo respetando la esencia.

Radio 3 en mayo de este año lanzó otra iniciativa  de recuerdo, titulada con el hashtag #unadecimadesegundo llamando a músicos y cantantes a que hicieran sus versiones de las canciones de Antonio, entre los que participaron las versiones de Amatria y Niños mutantes que aparecen arriba.

Trepàt  también supieron bien coger una de las canciones más apropiadas a su repertorio y su estilo, Angel caído y obtuvieron este producto bajo fluorescentes.

Para cerrar añado la melancólica versión de Neuman  de una de las canciones más sensibles de nuestro pop, con un significado enigmático al que se le han dado mil interpretaciones desde el recuerdo de la infancia al consumo de drogas, El sitio de mi recreo. Cada uno puede elegir el sentido que le da a sus versos. Larga vida a las canciones de Vega.

Pedro Aguado González
Pedro es historiador, escritor y gestor cultural. Le atraen un sinfín de géneros musicales y pasa horas buceando en el proceloso mundo virtual descubriendo grupos, canciones e historias. Ha participado en webs como Cronoviajeros o QueAprendemosHoy. Colecciona instrumentos musicales, viajes extraños y enemigos imaginarios.
Me gusta Las canciones de Antonio Vega, los cuentos de Borges y las culturas antiguas
No me gusta Lo que se crea solo para vender, el hip-hop y la economía
Pasaría una noche en vela con Sabina, Alaska, Leonor Watling, Pucho, Almodóvar y Jesús Ordovás, todos a la vez encerrados en un garito.
Una obra en la que me quedaría a vivir Blade Runner de Ridley Scott
Bigote preferido Freddy Mercury
https://twitter.com/PedroDesierto

Deja un comentario