LONDON SPY. UN THRILLER GAY-FRIENDLY

O cómo cambiar el género de espías introduciendo una historia de amor homosexual

Por el título de la serie nadie diría que la historia de la que hablamos trate sobre cualquier cosa relacionada con el mundo LGTBQ. Una serie sobre espías internacionales que se ven inmersos dentro de distintos complots y marañas de poder que les amenazan, mentiras, engaños, habilidades fascinantes y alta tecnología en el Reino Unido, tan de actualidad. Hollywood ya inventó aquello y dejo el papel de héroes  a aguerridos y viriles espías llenos de decisión y musculatura que entre acción y acción conquistaban a cualquier fémina con su valor y encanto varonil.

La historia ha cambiado, y el espía de esta serie inclasificable, conoce a un chico por casualidad cuando sale a correr, y casi sin desearlo  salta la chispa entre ambos. Las personalidades de cada uno son completamente opuestas: por un lado el dulce, simpático y experimentado Danny, por el otro el frío, cerebral y virginal Alex. En el primer capítulo se conocen, sus mentes chocan  de manera romántica y sutil, y se unen de algún modo pese a las reticencias del cerebral Alex. Apenas tres meses después este desaparece de forma misteriosa y cuando Danny acude a su apartamento es testigo de un escenario macabro y extraño.

Londres, sexo e incomprendidos

 La pareja de inadaptados, Danny y Alex, son el núcleo protagonista, pero hay otros personajes que los acompañan en su búsqueda. El primero es el propio Londres, que se presenta como el escenario perfecto para que transcurra todo, una ciudad cosmopolita dónde cualquiera pasa desapercibido. Las orillas del Támesis, los edificios victorianos o el Underground son el marco lógico para que suceda una historia cómo esta.

gallery-1446900796-ben-whishaw-london-spy

Otra de las grandes bazas es el sexagenario amigo homosexual del joven Danny, Scottie, con un pasado en los servicios de inteligencia y poderosos contactos, un fiel aliado en el que no paramos de pensar por la ambigüedad de su relación con Danny. ¿Qué busca en él?

Los personajes son un coro de juguetes rotos y personas inadaptadas, muchos moviéndose en el ambiente homosexual. El mismo papel que se le da en la serie a la sexualidad como instrumento en todas sus formas, modo de chantaje, persuasión… es un elemento magistralmente tratado. Las enfermedades de transmisión sexual, la promiscuidad, las filias más escondidas van desfilando en su plano psicológico y en su implicación social por encima de la parte morbosa y visual. ¿Qué supone tener un pasado de promiscuidad? ¿Hasta dónde está dispuesto a amar alguien frente a gustos sexuales extraños? ¿Qué papel tiene la sexualidad para conocer a una persona? Preguntas que la serie hace y que en realidad es el espectador quien debe responderse a sí mismo.

p039cqpt

¿Cuál es la verdad?

La historia, al margen de esos aspectos, te sumerge en un juego psicológico. La sucesión de capítulos te va adentrando en una historia que se ve desde varios ángulos y que no queda clara hasta el final absoluto (ni después de él en algunos puntos). La oscuridad del sistema político que desprende la historia se introduce en tu cerebro como un aguijón punzante ¿en qué puedo creer realmente? Uno de los puntos fuertes de la serie es la sensación de que un individuo sólo no puede realmente luchar contra el sistema. Frente a las omnipotentes habilidades de los espías clásicos, la inteligencia y la perseverancia de Danny chocan con poderosas fuerzas que le cortan el paso y que en la mayoría de ocasiones vencen.

Aunque tiene algún hilo argumental relacionado con las tecnologías más difícil de encajar, la suma de los argumentos es redonda, y el detalle más sutil, es que como acompañamos a Danny durante los cinco capítulos, nunca tenemos la certeza de si la verdad es la que él cree, la que cuentan otros o una suma de ambas.

Interpretaciones grandiosas y sutiles, una historia absorbente como pocas, una curiosa combinación de espías, sexualidad y secretos, y por encima un relato sobre la realidad del amor. ¿Qué razón hay para no verla?

Pedro Aguado González
Pedro es historiador, escritor y gestor cultural. Le atraen un sinfín de géneros musicales y pasa horas buceando en el proceloso mundo virtual descubriendo grupos, canciones e historias. Ha participado en webs como Cronoviajeros o QueAprendemosHoy. Colecciona instrumentos musicales, viajes extraños y enemigos imaginarios.
Me gusta Las canciones de Antonio Vega, los cuentos de Borges y las culturas antiguas
No me gusta Lo que se crea solo para vender, el hip-hop y la economía
Pasaría una noche en vela con Sabina, Alaska, Leonor Watling, Pucho, Almodóvar y Jesús Ordovás, todos a la vez encerrados en un garito.
Una obra en la que me quedaría a vivir Blade Runner de Ridley Scott
Bigote preferido Freddy Mercury
https://twitter.com/PedroDesierto

Deja un comentario