LAS PRIMERAS FEMINISTAS DE ESPAÑA

El feminismo es un movimiento social que tiene sus orígenes históricos en la Ilustración y el desarrollo intelectual de las clases medias, entre los que surgió una rama que reivindicaba los derechos de la mujer como individuo.  A España llegó mucho más tarde, ya bien entrado el siglo XIX, y en relación con el proceso de universalización de la educación para todas las clases. Aquí te hablamos de algunas de las pioneras de este movimiento que ha sido y es tan importante para crear una sociedad más igualitaria.

Como dije, mientras que en otros países como Francia y Estados Unidos, mujeres como Olympe de Gouges o Mary Wollstonecraft ya estaban publicando obras en defensa de los derechos de  mujer tras las sendas revoluciones francesa y de las colonias; aquí en España tendríamos que esperar hasta mitad del siglo XIX para encontrar una mujer a la que podamos calificar como feminista.

arenal

Nuestra gran pionera es Concepción Arenal (1820-1893), que fue la auténtica iniciadora del feminismo español. En la temprana fecha de 1842 se vistió de hombre para poder asistir como oyente a la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Madrid, y también disfrazada acudió a tertulias y debates entre intelectuales. Sus demandas se centraban en el papel de la mujer dentro de la sociedad y en el aumento de la educación. Era un feminismo primario que aun no aspiraba al derecho al voto, pero Concepción nos dejó una extensa obra literaria y un sinfín de acciones y organizaciones de asistencia social.

Teresa Claramunt fue una anarcosindicalista que luchaba por las clases obreras
Teresa Claramunt fue una anarcosindicalista que luchaba por las clases obreras

Teresa Claramunt (1862-1931) había crecido en el contexto obrero de la industria textil de Sabadell, dónde la miseria de la población era muy visible en todos los ámbitos. En virtud de su inteligencia y su valentía naturales comenzó a predicar la revolución anarquista. Participó e impulsó la “huelga de las siete semanas” que movilizó a más de 10.000 obreros y que fue duramente reprimida. En 1892 impulsó la primera sociedad feminista española, la Sociedad Autónoma de Mujeres de Barcelona. Defendía la idea de que la mujer como madre podía transmitir a sus hijos los valores de la nueva sociedad que querían construir. Pasó tanto tiempo en la cárcel como fuera de ella, fundó y escribió en distintas revistas y publicaciones, y su prestigio alcanzó fama internacional. Murió tres días antes de proclamarse la República.

Carmen de Burgos (1867-1932) fue la primera periodista profesional de nuestro país. Su amplia labor como periodista, corresponsal de guerra, escritora, ensayista y traductora la ubicó en primera plana de la intelectualidad española, Apostaba firmemente por los derechos de la mujer y fue una pionera en la defensa del divorcio, motivo por el cual se separó de su primer marido. Al mantener una relación con Ramón Gómez de la Serna algunos críticos redujeron su persona a la condición de amante del literario, menospreciando su extensa actividad periodística y ensayística.

maria de maeztu
Maeztu fue reconocida como doctora Honoris Causa por varias universidades extranjeras como el Smith College.

María de Maeztu (1881-1948) dirigió e impulsó la Residencia de Señoritas, una alternativa femenina a la famosa Residencia de Estudiantes, dónde se formaron algunas de las feministas más conocidas de la Segunda República. Su actividad, muy vinculada con la Junta de Ampliación de Estudios (germen del actual CSIC) y con la pedagogía, le valió el reconocimiento internacional.  Recojo una de las frases que más la definen:

Soy feminista; me avergonzaría no serlo, porque creo que toda mujer que piensa debe sentir el deseo de colaborar como persona, en la obra total de la cultura humana.”

Kent y Campoamor fueron las dos primeras diputadas como recoge un diario de la época
Kent y Campoamor fueron las dos primeras diputadas como recoge un diario de la época

Victoria Kent (1882-1987) fue la primera mujer en ingresar en el Colegio de Abogados de Madrid y la primera que ejerció como abogada ante un tribunal militar en todo el mundo. En las primeras elecciones democráticas de España fue elegida diputada por Madrid y en 1936 sería elegida de nuevo por Jaén con la victoria del Frente Popular. Marcó uno de los hitos del feminismo español frente a Clara Campoamor. Kent se opuso a conceder el voto a las mujeres porque influenciadas por la Iglesia votarían a la derecha. Clara Campoamor (1888-1972)  defendía el ideal del sufragio femenino con la máxima de “a cada mujer, un voto” mientras que Kent abogaba por su aplazamiento pensando que aun no estaban preparadas. Clara, abogada como Kent, participó en la defensa de los implicados en la sublevación de Jaca y había sido elegida también en las elecciones de 1931. En el debate que protagonizaron ambas Campoamor salió vencedora y el sufragio femenino fue aprobado por 161 votos contra 121 e incluido en la Constitución de la II República.

Margarita Nelken (1894-1968) era una mujer extremadamente inteligente que escribía artículos de arte en revistas internacionales antes de cumplir la mayoría de edad. Hablaba fluidamente varios idiomas y se relacionaba con los intelectuales de su época como Ramón y Cajal o Galdós. Escribió varias obras sobre la cuestión feminista, el papel de la mujer en la sociedad y en la política. enarbolaba otra visión de la mujer más allá del “angel del hogar” y las labores domésticas. Criticaba como en la clase media de la época era mal visto y reprobado que una mujer se dedicase a una actividad ajena al matrimonio y los hijos. Fue elegida en las tres elecciones republicanas y ya en el exilio en México se convirtió en una de las grandes críticas de arte del país.

Federica Montseny en un mitin anarquista
Federica Montseny en un mitin anarquista

Federica Montseny (1905-1994) fue la primera mujer en ocupar un cargo ministerial en España (Sanidad y Asistencia Social en el gobierno de Largo Caballero), dentro del cual planteó el primer proyecto de ley del aborto. Su ideología anarcosindicalista la apartó pronto del gobierno pero siguió escribiendo ensayos y novelas hasta su muerte.

Estas mujeres que hoy dan nombre a institutos y colegios sentaron las bases de un derecho igualitario para las mujeres sacrificando sus propios intereses y sus propias vidas. Es un deber nuestro recordarlas para que tengan un nombre de oro en la Historia y para que el feminismo siga avanzando en la lucha por la igualdad en el presente.

Pedro Aguado González
Pedro es historiador, escritor y gestor cultural. Le atraen un sinfín de géneros musicales y pasa horas buceando en el proceloso mundo virtual descubriendo grupos, canciones e historias. Ha participado en webs como Cronoviajeros o QueAprendemosHoy. Colecciona instrumentos musicales, viajes extraños y enemigos imaginarios.
Me gusta Las canciones de Antonio Vega, los cuentos de Borges y las culturas antiguas
No me gusta Lo que se crea solo para vender, el hip-hop y la economía
Pasaría una noche en vela con Sabina, Alaska, Leonor Watling, Pucho, Almodóvar y Jesús Ordovás, todos a la vez encerrados en un garito.
Una obra en la que me quedaría a vivir Blade Runner de Ridley Scott
Bigote preferido Freddy Mercury
https://twitter.com/PedroDesierto

Deja un comentario