LA FAMA EN SERIE. OCASO DE LAS ESTRELLAS EN TV

Según la R.A.E., la fama es, en una de sus acepciones, la opinión que la gente tiene de alguien o de algo. La televisión es una fuente inagotable de programas que nos muestran las virtudes y miserias de la fama. En este post voy a hablar de tres series que nos enseñan esa búsqueda incansable por alcanzarla y la triste realidad en la que viven sus personajes cuando llegan a esos quince minutos tan deseados para luego pasar de moda. Las tres están unidas por un paralelismo entre realidad y ficción haciendo que muchas veces nos preguntemos si lo que vemos en pantalla ha ocurrido de verdad o no.

Extras 

extras-poster

Extras es una serie creada por el flamante presentador de los Globos de Oro de la edición de este año, Ricky Gervais, y Stephen Merchant (los mismos de la versión inglesa de The Office). Ellos nos cuentan las vicisitudes que tiene que pasar un actor secundario, o incluso menos importante, un extra, para ascender a estrella. Lo hace utilizando los mismos recursos que en su anterior serie: la ironía y la vergüenza ajena. Si bien muchas veces no te sientes identificado con el protagonista por su falta de escrúpulos y su ambición desmedida, logran que te encariñes con él cuando lo retratan como un antihéroe al que todo le sale mal. En la primera temporada intenta sin éxito, con su amiga inseparable (interpretada por Ashley Jensen), convertirse en famoso, trabajando de extra en películas protagonizadas por actores que sí son populares. En la segunda ya consigue un programa propio donde renuncia a la calidad por intentar cumplir su sueño de ser conocido. Todos los capítulos tienen una estrella invitada que se ridiculiza a sí misma para demostrarnos lo humillante y frívolo que puede ser el mundo  que muchos anhelamos y pocos conseguimos: la fama.

Todos contra Juan

todos_contra_juan

Todos contra Juan es una telecomedia ideada por Gabriel Nesci (director de la muy graciosa y nunca bien ponderada Días de vinilo) y Gastón Pauls. La serie versa sobre la vida de Juan Perugia, un actor muy famoso durante su adolescencia, que luego de un terrible episodio que nunca se menciona, desaparece por completo de la televisión. Varios años más tarde intenta recuperar la fama perdida de la mano de su mejor amigo Tony, interpretado magistralmente por Sebastián de Caro, y de personalidades famosas que conoció en su apogeo. El personaje de Juan (Gastón Pauls) vive de los recuerdos de su mejor momento, que se alimentan con un altísimo ego que le impide darse cuenta que nunca fue un buen actor y que los televidentes y compañeros de profesión lo odian.  La realización y el tono de esta comedia están claramente influenciados por las series antes mencionadas, The Office y Extras (la humillación del personaje principal y la utilización de actores que se interpretan a sí mismo la emparenta especialmente con ésta última) y Seinfeld (las situaciones surrealistas que viven los protagonistas y la caricaturización de alguna de las estrellas invitadas recuerda mucho a esta sit-com). La emisión de esta serie marcó un punto de inflexión en la comedia argentina demostrando que no es necesario irse fuera para ver series originales y bien actuadas. Comedias posteriores como Jorge, por ejemplo, no hubieran podido hacerse de no haber existido Todos contra Juan.

¿Qué fue de Jorge Sanz?

qué-fue-de-jorge-dvd-web

¿Qué fue de Jorge Sanz? es una miniserie de seis episodios creada por David Trueba y el propio Jorge Sanz, que narra la vida actual del famoso actor español. Jorge Sanz vivió su época dorada de la actuación en la década de los 90 protagonizando películas como Amantes, Belle Epoque o La niña de tus ojos. Diez años más tarde cayó en el olvido y es ahí donde se centra el argumento de la serie. Se nos muestra un personaje venido a menos que debe aceptar trabajos mal pagados y de baja calidad para intentar sacar adelante su vida. La estructura de la serie es similar a Extras y Todos contra Juan donde, otra vez, la vergüenza ajena y la humillación constante forman parte esencial de la comedia. Cabe destacar la capacidad que tiene Jorge Sanz de criticarse y reírse de sí mismo. El movimiento de la cámara recuerda mucho a The Office y los (patéticos) personajes recurrentes y la utilización de famosos beben de otras series como Larry David y, nuevamente, Extras. Esta obra también marcó un antes y un después, junto con Crematorio, de las series españolas. Ya se pasó de la broma fácil y las risas enlatadas a un humor más serio y sonrojante.

La fama es un bien preciado por muchas personas que imaginan que les traerá la felicidad eterna. Ser conocido, que hablen de uno, muchas veces es un objetivo de vida. Es como si se estuviera en otra liga o como si uno fuese mejor persona. Estas tres series, en clave de humor, nos enseñan que realmente no es todo es tan maravilloso como se piensa, ni nada dura eternamente. Todos somos tan ambiciosos como Ricky Gervais, a todos se nos cae el pelo como a Gastón Pauls y todos no hemos podido atender el teléfono por estar de resaca como Jorge Sanz. En el fondo todos somos iguales.

Lucas Cavallo
Este porteño de raíces hispano-argentinas ha viajado a todas partes, ha visto todas las películas y guarda en su archivo cerebral la mayor cantidad jamás conocida de actores, actrices directores y películas. Sus pasiones abarcan desde los Beatles a los bares de Madrid, pasando por la pintura de Hopper.
Ha prometido hacer un enorme esfuerzo por no psicoanalizar ni ligar con nadie.
Me gusta Roberto Bolaño, Woody Allen y la tortilla (tortisha dijo)
No me gusta Las pipas, cómo juega la selección argentina y el PP
Pasaría una noche en vela con Felipe VI, se le daba bien en las olimpiadas
Una obra de arte en la que viviría en Psicosis
Bigote preferido El del pibe Valderrama, y el bigote con calva del Tato Abadía

Deja un comentario