La editorial Maclein y Parker nos da la oportunidad de disfrutar con un libro inusual, El corazón en la pupila es una obra difícil de describir y fácil de disfrutar. Si tu placer más íntimo dependiera únicamente de tus ojos… ¿cómo sería tu vida? Esa es la premisa del relato que da título a las páginas de Pablo Fernández Barba y que nos ha marcado en este mes de tentaciones bigotudas.

He de reconocer que la portada suele jugar un papel muy importante a la hora de elegir un libro y, en esta ocasión, me resultó tan atractiva como la edición en sí misma. Una portada ilustrada que no desvela nada del contenido, pero que al mismo tiempo tiene un magnetismo irremediable. Si nuestro corazón y nuestra sexualidad dependieran de la mirada, ¿qué habría más erótico que unos prismáticos? Fue esa sencillez lo que me llevó a seleccionar esta lectura.

El corazón en la pupila 2

Veinte cuentos para reír y soñar. Un cóctel de emociones que consigue estimular la imaginación adormecida por el paso de los años. Un pulso a nuestra forma rígida y adulta de ver el mundo. La muerte, la curiosidad, la nostalgia, los sueños, las tentaciones… todo con una dosis de ironía y humor que te deja sonriente y complacido.

Normalmente intento ser objetiva y que mi opinión personal no sea tan evidente, pero estoy ante una obra que no puedo resumir. El corazón en la pupila de Pablo Fernández Barba me ha dejado con pocas palabras y muchas emociones. Os recomiendo su lectura y, por supuesto, estoy abierta a contrastar opiniones y escuchar críticas negativas respecto al libro.

El corazoón en la pupila 3

Por otro lado, me gustaría hablar de esta editorial que tan buen sabor de boca me ha dejado en el primer contacto. Cecilia Ojeda y Antonio Abad fundaron Maclein y Parker hace tres años y dieron sus primeros pasos con un blog en el que trabajaban con autores noveles. No publicaron su primer libro hasta mayo de 2014, se trataba de una novela de Juan Antonio Hidalgo, estructurada en cien relatos cortos, que recibió el título Los últimos cien días de Jindra Hertam.

Maclein y Parker no se define por la literatura de género, apuestan por una línea editorial basada en el cuidado y el tiempo dedicado a sus diferentes colecciones: Mirto (poesía), Taiga (narrativa), Clemátide (textos ilustrados) y la revista donde participan distintos colectivos literarios, ilustradores y autores invitados, que recibe el nombre de Telegráfica. En 2017 esperan aumentar sus publicaciones y comenzar una colección de ensayo. Cada categoría cuenta con un tamaño y diseño específico para sus obras desde la tipografía hasta el papel, solo varía la ilustración de la portada. La colección Clemátide es la excepción ya que tienen en cuenta la intención del autor al incluir trabajos gráficos como fotografías.

mclein-y-parker-logo-

Espero que este proyecto editorial no haga más que crecer para tentarnos obra tras obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *