DE CAPERUCITA A LOBA EN SOLO SEIS TÍOS

Marta González de Vega nos invita a convertirnos a la religión del humor, quiere que dejemos de comportarnos como inocentes personajes subidos a un guindo que no dejan de ir pidiendo peras a los olmos. Deja la caperuza en el perchero y saca las orejas, nos vamos de fiesta con risas aseguradas.

De Caperucita a loba en solo seis tíos es un libro corto que se lee rápido y con ganas. No hace falta ser mujer para disfrutarlo, aunque nos sintamos más identificadas con los dramas patéticos que cuenta la historia, cualquiera puede convertirse al humor. Después de todo, no somos tan distintos a la hora de darle vueltas a la cabeza por amor.

Cuando leí el libro me dio la impresión de estar viendo un monólogo de El club de la Comedia, cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que su autora había trabajado en dicho programa. Eso os puede dar una pista del tipo de escritura fluida y sencilla que encontramos entre sus páginas. Nos quiere llevar a ver lo ridículos que somos a veces para que nos riamos en lugar de desesperarnos o deprimirnos. Todo de la mano de un amigo imaginario que hace reflexionar a la protagonista: Punset.

De Caperucita a loba 2

Son las obras de Eduardo Punset una herramienta fundamental para que esta Caperucita moderna empiece a intentar comprender sus propias emociones, porque no se puede manejar algo que no se entiende. Y así es como el autor de El viaje al amor pasa a ser un pilar fundamental en la transición a loba, novio tras novio, ligue tras ligue.

De caperucita a loba 3

Esta vez, no voy a citar ninguna frase del libro. ¿Dónde está la gracia si no os sorprende cada comentario hilarante? Es mejor dejarse llevar como si estuvieras viendo un monólogo en la televisión desde el sofá para poder disfrutar de tus propios recuerdos bochornosos que han pasado a ser parte de la comedia de tu vida.

Ya estaba recomendando a mis amigas de la adolescencia que le echaran un vistazo a De Caperucita a loba en solo seis tíos, cuando me llegó la noticia de que Marta González de Vega iba a hacer que su obra cobrase vida en un teatro de Madrid el día once de este mes. El Pequeño Teatro Gran Vía va a ser el epicentro de esta fiesta literaria del humor todos los martes a las ocho y media de la tarde hasta el diez de enero de 2017. Y como los bigotudos estamos de aniversario este mes, ¿cómo íbamos a perdernos una tarde de celebración? Porque cuando un libro cobra vida hay que celebrarlo por todo lo alto.

de caperucita a loba 4

El escenario cuenta con una pequeña pantalla donde van apareciendo esos «seis tíos» que harán desquiciarse a la protagonista. Entre ellos están, entre otros, Agustín Jiménez y El Monaguillo, porque cada personaje es una sorpresa sacada del mundo de la comedia y, quizá, si nos esforzamos lo suficiente… lleguemos a materializar al señor Miyagi de las emociones.

Entre aplausos y risas también hay canciones, algunas sacadas de películas Disney con un ligero cambio de letra para redondear la actuación a pleno pulmón de Marta González de Vega. Cuando salgas del teatro es posible que te sorprendas tarareando estas canciones versionadas en la obra.

De caperucita a loba 5

El humor es más empático cuando te lo cuentan en primera persona. Tanto el libro como la actuación de hora y media nos hacen sentir bien, ¿se os ocurre un objetivo mejor?

Ángela Pacheco
Ángela es bibliófila por naturaleza y por formación, conoce todo lo que rodea al mundo del libro, desde la portada hasta el punto final. Seguro que el libro que tienes entre manos ya ha pasado por las suyas. La música, el cine y el turismo se cruzan también en su universo interior dando forma a una visión muy particular de todo lo que lee.
Ha dicho que está decidida a ganarse la vida con su pasión, el mundo de las letras. Aceptamos donaciones para ayudarla. Ya sabes a quién acudir si necesitas un corrector especializado o una aprendiz de escritora.
Me gusta el cine más bizarro de serie z, las descripciones apasionadas en las páginas de cualquier libro, Gustav Klimt y la lluvia, sobre todo... la lluvia.
No me gusta la estupidez humana y vivir en un mundo donde lo que se nos enseña de pequeños no se respeta de mayores (compartir, respetar los turnos de palabra...).
Pasaría una noche en vela con Ed Sheeran, Ray Bradbury y con el líder de una secta o institución religiosa con el que poder discutir pacíficamente.
Una obra en la que me quedaría a vivir La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón, podría pasarme la vida recorriendo los pasillos del Cementerio de los libros olvidados.
Bigote preferido El de Davy Jones del Holandés Errante y, sin lugar a dudas, todos los que participan cada año en el movimiento Movember.

Deja un comentario