COMIENZO EDITORIAL, COMIENZO LITERARIO

Miguel García

Martín Zarza, obra galardonada con el premio Prometeo de narrativa y elegida mejor novela hispanoamericana en 2014.

Empieza nuestra aventura con El Bigote Obsceno y son otros muchos los que se han embarcado en proyectos cargados de ilusión y palabras. Este es el caso de la editorial El Último Dodo que persigue, según sus propias palabras, «una literatura un poco más justa, esto es, dar a conocer a autores que por un motivo u otro se han mantenido alejados de los circuitos literarios».

Y con su pequeña empresa con sede en Granada llega su primera publicación para contarnos las idas y venidas de Martín Zarza, un joven que decide hacer un punto y aparte en su vida para volver a empezar desde cero en una nueva ciudad, lejos de su antigua realidad. Su autor, Miguel García, estudia en la Universidad de Granada, está licenciado en Psicología por la Universidad de Sevilla y se especializó en neurociencia.

Contraportada

Martín Zarza (tomo I) cuenta cómo una persona, que podrías ser tú o podría ser yo, coge sus maletas y sin pensarlo demasiado se marcha desde Madrid hasta Sevilla en un intento por rehacerse en una época que todos conocemos bien, la crisis económica. El detonante es una herencia, un pisito en Sevilla en el que se planta con sus pocos ahorros para conocer un estilo de vida diferente al madrileño ajetreo diario.

Poco a poco descubrimos que este «pobre desgraciado», como diría mi abuela, es todo un genio de la industria cinematográfica que un buen día decidió abandonar su formación cuando estaba a las puertas del título y olvidando su reputación y su creatividad acabó siendo un trabajador más de una televisión que le robó lo que le quedaba de sueño audiovisual. Entre la vergüenza y la soledad nos cuenta como cada vez le quedan menos esperanzas de encontrar trabajo aun con el currículum lleno de mentiras y falsas vidas, y menos dinero en el banco.

Y así, en una casa sin televisión ni internet se ve envuelto en la desesperación del no saber qué hacer y nos lo explica a través de su diario. Tras unas cuantas entrevistas estrafalarias para encontrar compañero de piso y poder así tener un ingreso extra, conoce a Julia y su vida toma un giro… con un final extraño que te deja con ganas de más y un sabor agridulce en la boca.

Si queréis saber más tendréis que haceros con un ejemplar pidiéndola en librerías, a la propia editorial o por Amazon; hasta entonces os dejo con su booktrailer y una entrevista al autor.

Para ver el booktrailer pulsa aquí.

Para ver la entrevista pulsa aquí.

Ángela Pacheco
Ángela es bibliófila por naturaleza y por formación, conoce todo lo que rodea al mundo del libro, desde la portada hasta el punto final. Seguro que el libro que tienes entre manos ya ha pasado por las suyas. La música, el cine y el turismo se cruzan también en su universo interior dando forma a una visión muy particular de todo lo que lee.
Ha dicho que está decidida a ganarse la vida con su pasión, el mundo de las letras. Aceptamos donaciones para ayudarla. Ya sabes a quién acudir si necesitas un corrector especializado o una aprendiz de escritora.
Me gusta el cine más bizarro de serie z, las descripciones apasionadas en las páginas de cualquier libro, Gustav Klimt y la lluvia, sobre todo... la lluvia.
No me gusta la estupidez humana y vivir en un mundo donde lo que se nos enseña de pequeños no se respeta de mayores (compartir, respetar los turnos de palabra...).
Pasaría una noche en vela con Ed Sheeran, Ray Bradbury y con el líder de una secta o institución religiosa con el que poder discutir pacíficamente.
Una obra en la que me quedaría a vivir La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón, podría pasarme la vida recorriendo los pasillos del Cementerio de los libros olvidados.
Bigote preferido El de Davy Jones del Holandés Errante y, sin lugar a dudas, todos los que participan cada año en el movimiento Movember.

2 thoughts on “COMIENZO EDITORIAL, COMIENZO LITERARIO

    1. Me encanta Klimt, uno de los mejores viajes que he hecho incluyó ver en persona algunas de sus obras en el Belvedere de Viena. ¡Espero que sigas visitando El Bigote Obsceno!

Deja un comentario