LA GENTE DEL ABISMO, JACK LONDON

La pobreza está ahí. Todos podemos ver su rostro en nuestro entorno, pero Jack London quiso hacer algo más que eso, quiso sentirlo en cuerpo y alma aunque la experiencia fuera desgarradora. El autor se asomó al abismo más profundo de Londres y esta obra es su viaje a la oscuridad. La llamada de la selva y Colmillo Blanco son

ENTREVISTA A MIRIAM BEIZANA VIGO

Tras leer Todas las horas mueren, quisimos saber más de su autora. Hoy Miriam Beizana Vigo está aquí para contarnos su experiencia como escritora autopublicada y para hablarnos de cómo vivió la creación de sus personajes. Además, El Bigote Obsceno dedica diciembre a la pobreza y Miriam ha iniciado una campaña con sus libros este mes para que parte de

ESCUPIRÉ SOBRE VUESTRA TUMBA

Boris Vian, bajo el seudónimo de Vernon Sullivan, publicó en los años cuarenta un libro que agitaría conciencias y estómagos. Escupiré sobre vuestra tumba es una novela corta y agresiva, el sexo y la violencia son la máscara de una crítica feroz al racismo sureño de Estados Unidos. La venganza como máximo exponente de la tentación humana. Lee Anderson está

EL CORAZÓN EN LA PUPILA

La editorial Maclein y Parker nos da la oportunidad de disfrutar con un libro inusual, El corazón en la pupila es una obra difícil de describir y fácil de disfrutar. Si tu placer más íntimo dependiera únicamente de tus ojos… ¿cómo sería tu vida? Esa es la premisa del relato que da título a las páginas de Pablo Fernández Barba

ENTREVISTA A MEGAN MAXWELL

En nuestro mes más tentador nos aventuramos a entrevistar a una escritora con cerca de treinta novelas publicadas y un inmenso club de incondicionales con nombre propio, las «Guerreras Maxwell». Con un fenómeno fan envidiable y escribiendo bajo seudónimo no podíamos dejar escapar la oportunidad de entrevistar a Megan Maxwell, uno de los nombres más reconocidos en el panorama de

DE CAPERUCITA A LOBA EN SOLO SEIS TÍOS

Marta González de Vega nos invita a convertirnos a la religión del humor, quiere que dejemos de comportarnos como inocentes personajes subidos a un guindo que no dejan de ir pidiendo peras a los olmos. Deja la caperuza en el perchero y saca las orejas, nos vamos de fiesta con risas aseguradas. De Caperucita a loba en solo seis tíos