CACHABA TEATRO, UNA COMPAÑÍA DE JÓVENES QUE HABLA DE “VIEJOS”

Lucía Astigarraga, Víctor Algra, Cyprian Rausis, Adán Coronado y Manuela Morales son cinco jóvenes que se conocieron en la Resad y en el años 2012 formaron la compañía Cachaba teatro. Utilizan principalmente el lenguaje gestual, recurriendo también al mimo, la danza, la música en directo y la palabra. Fruto de esa unión, crearon Viejos, una pieza que les llevó a ser finalistas del Festival Talent en 2013 y a hacerse con el primer premio de teatro en el Certamen de jóvenes creadores de Madrid.

Viejos relata la historia de cinco ancianos cuyas vidas se entrecruzan en el día a día de una residencia. Nos invita reflexionar y nos recuerda que aunque poco queramos mirar hacia la recta final de la vida, la tercera edad tiene su luz propia, ni más ni menos intensa, simplemente diferente.

Ahora regresan con dos únicas funciones al Teatro del Barrio (7 y 8 de octubre) y aprovechamos para profundizar más sobre este trabajo con Víctor Algra. 

TENIENDO EN CUENTA VUESTRA JUVENTUD, CÓMO SURGE LA INQUIETUD DE QUERER CONTAR UNA HISTORIA DE PERSONAS ANCIANAS.

La inquietud siempre ha existido por nuestra relación con la tercera edad en nuestras familias, pero fue al plantear un trabajo de creación colectiva cuando vimos que era algo de lo que queríamos hablar como grupo. En la sociedad actual se tiende a ensalzar el valor de la juventud y se asocia con una serie de cualidades que todos queremos poseer: belleza, energía, salud, ilusión y un largo etcétera, pero si miramos con atención a la vejez podemos descubrir mucha tragicomedia en ella, una luz muy especial que da sentido al final del viaje.

PRESENTÁIS LA OBRA EN FORMATO DE TEATRO DOCUMENTO, ¿CÓMO SE LLEVA A CABO EL TRABAJO?

Surge de una investigación sobre el terreno, en residencias de la tercera edad. Viendo lo que allí ocurre, las relaciones, los conflictos y el día a día que allí se vive, se empieza a trabajar en la sala de ensayos para crear una serie de piezas cortas que poco a poco van conformando las escenas y personajes. Es un trabajo muy lento donde hay mucho ensayo y error para finalmente obtener un trabajo muy vivo en el que la última parte del proceso es fijarlo sobre un texto.

EL MONTAJE BEBE DE LAS INFLUENCIAS DE LA COMEDIA DEL ARTE ITALIANA, ¿A QUÉ SE DEBE ESTA ELECCIÓN?

Este montaje bebe directamente de la Comedia del Arte Italiana por el tipo de trabajo que realizamos como compañía. En Cachaba Teatro somos actores formados en teatro gestual y creamos a partir de la improvisación con el uso de la máscara. Además, en una etapa posterior del proceso se trabajó a partir de los personajes prototipos de Molière, llegando a un código clásico del teatro cómico francés.

¿QUÉ ACOGIDA HABÉIS RECIBIDO POR PARTE DEL PÚBLICO MÁS JOVEN? ¿Y LOS MAYORES?

La acogida ha sido sorprendentemente buena. Es una obra que funciona como un prisma que refleja muchas realidades diferentes. Los jóvenes se quedan con la parte cómica del espectáculo, mientras que los más mayores salen con un poso trágico por lo que acaban de ver. En este espectáculo la tragicomedia es muy potente.

¿QUÉ ES LO QUE MÁS OS SORPRENDIÓ DEL FUNCIONAMIENTO DE UNA RESIDENCIA DE ANCIANOS?

Nos sorprendió que el personal viviera con tanta naturalidad algunas situaciones que a nosotros nos llamaban la atención, cómo se pueden volver cotidianas cada una de las peculiaridades de un anciano. Una auxiliar nos contó que tenían que disimular la muerte de los ancianos para que no se les revolucionaran los otros viejos y no les dieran la lata. Cuidar ancianos es un trabajo que en muchas ocasiones se puede volver automático y rutinario, pero si llevas la mirada más allá de la rutina puedes darte cuenta de que la vejez puede implicar una pérdida de dignidad aceptada por todos y excusada en un “ellos no se dan cuenta”.

Viejos

¿HABÉIS NOTADO DIFERENCIAS CON OTROS PAÍSES?

Hemos notado diferencias intergeneracionales más que geográficas. El individualismo está muy presente en nuestra sociedad. El respeto a los ancianos se va perdiendo con el tiempo como norma general. Los ancianos han pasado de ocupar posiciones centrales en las familias a posiciones periféricas.

AUNQUE CADA UNO TENDRÁ UNA HISTORIA, ¿QUÉ PUNTOS COMUNES NOS ENCONTRAMOS CUANDO HABLÁIS CON ELLOS?

El miedo a la muerte. A veces pensamos que los ancianos están preparados para morir por el hecho de ser ancianos, que no tienen miedo, pero la muerte siempre es una novedad, seas joven o anciano. La muerte sólo se vive una vez.

DE TODAS LAS HISTORIAS QUE OS HAYAN PODIDO CONTAR, ¿CUÁL ES LA QUE OS DEJÓ MÁS HUELLA?

Dos ancianos que se habían enamorado al final de la vida y habían empezado una relación de pareja. Enamorarse no es un terreno exclusivo de la juventud. Siempre hay ganas de querer y sentirse querido, eso no entiende de edad.

¿QUÉ SIMILITUDES ENCONTRÁIS ENTRE LOS NIÑOS Y LOS ANCIANOS?

Muchas, son dos caras de la misma moneda, pero en los ancianos se suma el peso de la tragedia porque la muerte está cerca, se vislumbra el final y eso le confiere una dimensión muy especial a esta etapa de la vida. Nadie quiere ser viejo, pero todo el mundo quiere llegar a viejo.

¿QUÉ PESO TIENE EN EL MONTAJE EL TRABAJO GESTUAL FRENTE AL DE TEXTO?

Absolutamente todo el peso es gestual. Para hacerse una idea de este peso es importante saber que el libreto se escribió después de tener la obra estrenada para facilitar la labor técnica. Hay mucho trabajo de coro y de miradas, de ritmo y de silencios. El trabajo de máscaras no puede escribirse.

Viejos

¿QUÉ PRESENCIA CREÉIS QUE TIENEN LAS PERSONAS DE LA TERCERA EDAD EN LAS ARTES ESCÉNICAS?

Poca, menos de la que deberían tener. Los ancianos tienen un mensaje muy potente que lanzar a la sociedad porque son testigos vivos de la historia reciente y tienen el poso de la experiencia, pero en este mundo de la obsolescencia programada y la eterna juventud cuesta pararse a escucharlos.

¿CÓMO OS VEIS VOSOTROS DE ANCIANOS?

Quizás haciendo una obra titulada Jóvenes…eso sí, con máscaras.

Ka Penichet
  “En otra vida fui un alma perdida y pecadora a la que enterraron fuera de los muros del camposanto. Ilusa por convicción y tuiteatrera de corazón.”
Así se presenta Ka, nuestra reina del teatro off en el mundo conocido. Se mueve como pez en el agua en el ámbito de producciones, obras, actores y creadores de la escena independiente. Su simpatía es legendaria: siempre te mostrará su mejor sonrisa, hasta que olvides invitarla a tu nueva obra. Entonces la maldición del bigote caerá sobre ti.
Me gusta Ir a cualquier sala de teatro, perderme en museos, pequeñas salas de cine, festivales y cualquier plan cultural.
No me gustan Los libros de Paulo Coelho, la gente interesada en convertir nuestro patrimonio en centros comerciales y que los poderes públicos subestimen la cultura gravándola con el IVA cultural más alto.
Pasaría una noche en vela con Chejov
Una obra en la que me quedaría a vivir En los garabatos sin destino de Joseph Beuys
Bigote preferido Frida Kahlo
Contacto kapenichet@elbigoteobsceno.com
https://twitter.com/KaPenichet

Deja un comentario