ALBERTO VELASCO: UN EJEMPLO DE ÉXITO BASADO EN EL ESFUERZO.

Alberto Velasco

Conocí a Alberto hace tres años, justo los mismos que él lleva en Madrid. Lo obvio sería pensar que nuestro primer encuentro se produjo sobre un escenario; este no es el caso. Entonces ni siquiera era consciente de su incursión en las artes escénicas. Mis noches de locura y ebriedad en Café La Tournée en el madrileño barrio de La Latina fueron la excusa perfecta para que nuestros caminos se cruzaran. Pinchaba en ese local, y casi sin darnos cuenta, mis amigas y yo, lo elegimos como nuestro Dj favorito. Si preguntara a cualquier persona del sector cuál es su peor pesadilla trabajando seguramente contestaría que aguantar a un grupo de locas que no paran de decirte lo bien que haces tu trabajo y aprovechar para pedirte el siguiente tema. Alberto siempre respondió a nuestras insistentes peticiones con una sonrisa y con muchísima generosidad. No recuerdo cómo ni cuándo, un día descubrimos que “nuestro pinchadiscos” tenía un papel en la serie “Amar es para siempre”.

Desde entonces, su carrera ha ido in crescendo, sobre todo, si tenemos en cuenta que el 90% de la profesión, en los tiempos que corren, está en paro. Su éxito no solo está vinculado a los innumerables trabajos en los que está presente sino que además le avalan los reconocimientos que recibe en cada uno de ellos.

No se reconoce consciente de la notoriedad que ha ido adquiriendo en tan poco tiempo: “Yo soy pico y pala toda mi vida desde Valladolid, otra cosa no, pero currante a tope. La pasión y el hobby está tan mezclados con el oficio que no me cuesta nada y es verdad que no he tenido vacaciones muchísimos años pero es que tampoco lo necesitaba. Hay como una satisfacción y un sentirse en el camino, sentirse aquí y ahora, comunicando como con una constelación de profesionales y te sientes constelado y es muy bonita la sensación.”

Aunque antes hubo otros trabajos, Vaca fue su primera pieza como artista independiente y la que más necesidad tenía de contar. Un trabajo en el que la desnudez va mucho más allá de lo visual en búsqueda de la normalidad para que la gente se acepte tal como es. Es la propia honestidad del proyecto la que consigue traspasar y llegar a todos los espectadores, incluidos los compañeros de profesión, que le conceden en 2008 el premio a Mejor interpretación masculina de la Unión de actores. De ahí, que yo considere, que marca un antes y un después en su carrera profesional.

Indica que hace teatro porque “es una necesidad como comer o follar, una necesidad básica vital, hay días que te apetece más, otros que te apetece menos, pero igual que un día tienes más o menos hambre. Yo no concibo mi vida sin hacer teatro, sin participar en un hecho escénico, no sería feliz.”

A Vaca le siguieron, Cenizas o dame una razón para no desintegrarme, nominada en dos categorías a los premios Max; Los nadadores nocturnos, premiado como Mejor espectáculo revelación 2015 en los mismos premios; la participación en la serie Vis a vis también reconocida con un premio Ondas a Mejor elenco femenino y la dirección de Danzad, danzad malditos aclamada, de forma unánime por la crítica y espectadores, en su presentación en el Frinje. Entre medias, muchos más trabajos, no menos importantes; pero estos seguramente son los más significativos. Si algo tienen todas en común es el tipo de lenguaje como hecho escénico, mezclándolos, contaminando estilos y profesionales de distinta índole.

Alberto es un chico que ante su inminente éxito mantiene los pies en el suelo y sigue teniendo como referentes a compañeros muy cercanos: “Los referentes no han cambiado pero gracias a trabajar en medios extraños como laboratorios de creación y experimentación ahora estoy más abierto. Me gustan cercanos, que los pueda ver y tocar, aprender y escuchar y lejanísimos, que jamás en la vida podría: Carlota Ferrer, mi Chevi Muraday, Alberto Conejero, Paco Becerra, José Martret, Thomas Ostermeier, Constanza Macras, Angélica Lidell, Pina Bausch por supuesto, siempre está ahí y siempre vuelvo a Pina. La primera vez que vi un espectáculo de ella entendí qué es lo que quería hacer.”

Algo que me enamora de él, es el entusiasmo que pone en todo lo que hace y su clara intención de contagiarlo a todo el que le rodea. De ahí, que cuando le preguntas por sus expectativas frente a sus creaciones y trabajos, tropieces con su versión más soñadora: “Que el arte transforme a la gente, que les haga cambiar una manera de pensar o les haga empatizar con un sector que lo está pasando mal o lo está pasando bien pero que les mueva, que no sea un mero pasatiempo; que además de ser ocio te transforme y tengas ganas de volver a vivir la experiencia y te haga mejor persona.”

Disciplinado como el que más, reestrena Danzad, danzad malditos el 25 de noviembre en la sala Max Aub del Matadero, justo en la misma sala donde por primera vez vio el trabajo de una de sus referentes: Angélica Lidell. Esta pieza, surge de un curso que la mayoría del reparto estaba haciendo con Andrés Lima.

No llega a ser una adaptación de la película de Sidney Pollack pero el punto de partida es el mismo: la competición y los concursos de baile. El desarrollo es completamente distinto. Es una competición real en directo, no está amañada. Un montaje con momentos de verdad absoluta dado que el actor se enfrenta al hecho de tener preparados los 15 monólogos porque en el momento menos esperado será eliminado.

Reconoce que en el trabajo de dirección ha conseguido cansar a los actores hasta la extenuación y él se ha agotado con ellos: “Yo creo que si los actores ven al director en el barro, se van al barro con él, si el director está desde arriba dirigiendo con una batuta, los actores desconfían y no se lanzan tanto.”

A pesar del éxito que precedió este montaje en el Frinje, agotando sus localidades todas las funciones, Alberto traza sus próximas metas a corto plazo: “Yo voy de a poquito. Mi próxima meta es llenar con Danzad malditos y que emocione a muchísima gente, tanto como a mí; es lo que más ansío y después ya veremos qué pasa. También quiero encontrar proyectos que emocionen, sin ilusión esto está perdido. El día que me lleguen proyectos que no me ilusionen, me dedicaré a otra cosa.”

DANZAD MALDITOS {Versión de Félix Estaire}

Desde el 25 de noviembre 2015

al 13 de diciembre 2015

Lugar: Naves del Español (Sala Max Aub)
Hora: De martes a sábado a las 20.30 h. y domingos a las 19.30 h.
Precio: 18€. Martes, miércoles y jueves 25% de dto.
Dirección: Alberto Velasco
Elenco: Guillermo Barrientos, Carmen del Conde, Karmen Garay, Jose Luis Ferrer, Rubén Frías, Ignacio Mateos, Nuria López, Sara Parbole, Txabi Pérez, Rulo Pardo, Sam Slade, Ana Telenti, Verónica Ronda, Alberto Frías.
Iluminación: David Picazo
Vestuario: Sara Sánchez de la Morena
Escenografía: Alessio Meloni
Venta de entradas: Ticketea
Ka Penichet
  “En otra vida fui un alma perdida y pecadora a la que enterraron fuera de los muros del camposanto. Ilusa por convicción y tuiteatrera de corazón.”
Así se presenta Ka, nuestra reina del teatro off en el mundo conocido. Se mueve como pez en el agua en el ámbito de producciones, obras, actores y creadores de la escena independiente. Su simpatía es legendaria: siempre te mostrará su mejor sonrisa, hasta que olvides invitarla a tu nueva obra. Entonces la maldición del bigote caerá sobre ti.
Me gusta Ir a cualquier sala de teatro, perderme en museos, pequeñas salas de cine, festivales y cualquier plan cultural.
No me gustan Los libros de Paulo Coelho, la gente interesada en convertir nuestro patrimonio en centros comerciales y que los poderes públicos subestimen la cultura gravándola con el IVA cultural más alto.
Pasaría una noche en vela con Chejov
Una obra en la que me quedaría a vivir En los garabatos sin destino de Joseph Beuys
Bigote preferido Frida Kahlo
Contacto kapenichet@elbigoteobsceno.com
https://twitter.com/KaPenichet

Deja un comentario